Propostes davant la crisi

Estàndard

Uf!

quant de temps sense escriure!

ho sento, apreciada lectora. És que he estat liat en altres històries: http://repera.wordpress.com

Però les jornades ja s’han acabat i torno a tenir més temps.

Com que m’estic especialitzant en crisi, començaré amb un article que m’acaba d’arribar de l’apreciat Joan Martínez. Planteja 2 propostes bàsiques per a sortir de la crisi sense que sigui traumàtic per a d’altres, ni d’altres societats, ni d’altres éssers vius. És a dir: distribució de la riquesa, com ara la renda bàsica, i plantejar-se alguna cosa per a no haver de tornar els interessos i préstecs pendents -perquè si es volen tornar hem de generar prou riquesa per a poder-ho fer i això, a banda de generar més impacte ambiental, és ara per ara gairebé impossible-.

publicació crisi

Si vols llegir la proposta, segueix l’enllaç.

Joan Martinez Alier

¿UN KEYNES VERDE O UN DECRECIMIENTO SOSTENIBLE?

“Lo nuevo es el movimiento social por el Decrecimiento Sostenible”
La crisis económica actual ha puesto a Keynes de moda porque hay capacidad industrial en las economías occidentales que no se aprovecha. Aumenta el desempleo. un mayor gasto público es la receta adecuada en estos casos. Así habrá dinero para cambiar de automóvil y comprar el exceso de viviendas que deprime la industria de la construcción en Estados Unidos, en el Reino Unido y en el Reino de España.

Keynes quería que la economía saliera de la crisis de 1929. Explicitamente dijo que lo que ocurriera a largo plazo, una vez la economía se recuperara de la crisis, no le importaba. Fueron economistas posteriores como Harrod y Domar los que convirtieron el keynesianismo en una doctina de crecimiento económico a largo plazo. Más tarde llegaron o resucitaron los neoliberales como Hayek, quienes dijeron que el mercado sabía mucho más que el estado. Ahora estamos escuchando a banqueros que piden que nacionalicen sus bancos, por favor. Estamos viendo la resurrección de Keynes (o su reencarnación en Krugman y Stiglitz). Pero podemos preguntarnos, ¿un Keynes de corto plazo, para salir de la crisis, o un Keynes también de largo plazo para seguir una senda virtuosa de crecimiento económico?

Y es ahí donde entra la actual crítica de la Economía Ecológica. El crecimiento económico se ha basado en la energía del carbón, el petróleo y el gas natural. Nos parece bien un Keynesianismo verde que aumente la inversión pública en conservación de energía, en instalaciones fotovoltaicas, en transporte público urbano y rehabilitación de viviendas, en agricultura orgànica. Pero no nos parece bien continuar en la fe del crecimiento económico. En países ricos debe darse un ligero Decrecimiento Económico que sea socialmente sostenible. Debemos entrar en una transición socio-ecológica. La economía debe decrecer en términos de materiales y energía. Existe ya un acuerdo social en Europa para que las emisiones de dióxido de carbono decrezcan 20 por ciento con respecto a las de 1990, pero no habían previsto que, de hecho, al decrecer el PIB, ya están bajando las emisiones de dióxido de carbono.

No solo hay razones ecológicas para el Decrecimiento. Hay psicólogos que han averiguado que la felicidad no aumenta con el aumento del PIB per capita. Mejor dicho, sí que aumenta a niveles muy bajos pero no ya después.

Ahora bien, el decrecimiento económico causa dificultades sociales que hemos de afrontar para que nuestra propuesta pueda ser socialmente aceptada. Si la productividad del trabajo (por ejemplo, el número de automóviles que un trabajador produce al año) crece 2 por ciento anualmente y si la economía no crece, eso llevará a un aumento del desempleo. Nuestra respuesta es doble. Los aumentos de productividad no están bien medidos. Si hay sustitución de energía humana por energía de máquinas, ¿los precios de esta energía tienen en cuenta el agotamiento de recursos, las externalidades negativas? Sabemos que no es así. Además, hay que separar el derecho a recibir una remuneración del hecho de tener empleo asalariado. Esa separación ya existe en muchos casos (niños y jóvenes, pensionistas, personas que perciben el seguro de desempleo) pero debe ampliarse más. Hay que redefinir el significado de “empleo” (teniendo en cuenta los servicios domésticos no remunerados y el sector del voluntariado) y hay que introducir o ampliar la cobertura de la Renta de Ciudadano o Renta Básica.

Otra objeción. ¿Quién pagará la montaña de créditos, las hipotecas y la deuda pública, si la economía no crece? La respuesta debe ser: Nadie. No podemos forzar a la economía a crecer al ritmo del interés compuesto con que se acumulan las deudas. El sistema financiero debe tener reglas distintas de las actuales.

En Europa y Estados Unidos lo que es nuevo no es pues el Keynesianismo ni tan solo el Keynesianismo verde. Lo nuevo es el movimiento social por el Decrecimiento Sostenible. La crisis abre expectativas para nuevas instituciones y  hábitos sociales. El objetivo social en los países ricos debe ser vivir bien dejando de lado el imperativo del crecimiento económico.

 

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s